DEJANOS TU MENSAJE

Covid-19: Sus efectos en el mundo

Por Lucas Casadey – El autor es analista político, dirigente político justicialista, operador socio-terapéutico y estudiante de la carrera de Trabajo Social en la Universidad Nacional de Tucumán. 

 

Urgidos por una opción de hierro en la que se juegan la vida, así están los líderes occidentales, sus sanitaristas les piden que paralicen a la sociedad para impedir que siga el coronavirus. Sus economistas les imploran que traten de evitarlo en cuanto sea posible, porque los efectos del paro serán devastadores. Ambos tienen razón , la cifra de víctimas no decrece, los números de la recesión aumentan.
Iñaki Gabilondo, el periodista que durante décadas lideró la audiencia radial española, lo dijo con todas las letras: ¿Ortodoxia? ¿Qué ortodoxia? Plantarse como estaba Europa antes del virus, en el cálculo finito del equilibrio fiscal, no resuelve los problemas de la emergencia.

Los líderes europeos eligieron ese camino, se volcaron a romper la alcancía para impedir que la pandemia paralice sus economías. Porque si la economía no se tranquiliza, temblarán las bases de los servicios esenciales, con los que se enfrenta al virus.
Francia anunció un dispositivo excepcional de aplazamiento de cargas fiscales y sociales, prórroga de vencimientos bancarios y ayuda a empresas con riesgo de quiebra, por 300 mil millones de euros.

España se apresta a sacar de sus reservas 200 mil millones de euros –el 20 por ciento de su producto interno bruto– en un paquete de medidas que incluyen el refuerzo de la prestación por desempleo y el lanzamiento de avales para garantizar la liquidez a las pymes.
La reacción europea se produjo cuando los mercados globales siguieron cayendo tras los anuncios ortodoxos de la Reserva Federal estadounidense, que bajó hasta el piso la tasa de interés.

Donald Trump se vio obligado a maniobrar; Inyectará a la economía norteamericana unos 850 mil millones de dólares. La FED comprará títulos privados para garantizar el financiamiento de las empresas.

En Europa recuerdan que sin Estado no hay salud pública ; En Estados Unidos agregan que sin empresas no hay trabajo , ni impuestos para el Estado.

En ese contexto, el Gobierno Argentino le dio un giro a su estrategia económica. Decidió quitarle centralidad a la negociación de la deuda , no tenía otra opción. Las principales potencias están rompiendo el chanchito para salvar su propia ropa.

El equipo económico se concentró, primero, en la deuda en pesos: reperfiló sus propios bonos para conseguir recursos. Una herramienta similar a la que usó Hernán Lacunza después de cuatro años macristas, pero a tres meses de asumir.

El objetivo: obtener mayor liquidez para volcarla al mercado, la misma decisión de los líderes occidentales. Pero sin reservas. Es una apuesta riesgosa, que explica la severa advertencia del Presidente a los formadores de precios: saldrá a perseguir las remarcaciones con todos los garrotes del Estado. Porque sin alcancía y con deuda, inyectarle emisión al mercado puede ser bebida caliente que aumente la fiebre de la inflación.

¿Tenía Alberto Fernández alguna opción mejor? El primer ministro de economía macrista, Alfonso Prat Gay, no confrontó con esa idea. Antes de los anuncios de Guzmán, había sugerido adoptar un paquete de alivio fiscal: disminuir aportes, revisar retenciones, evitar que las empresas achiquen sus planteles.

En el contexto Social, El Covid-19 es la primera pandemia en la era de las redes sociales y el streaming. Por internet, circulan videos e imágenes impactantes desde los principales focos de contagio: calles vacías y hospitales desbordados. Esta especie de Gran Hermano de la pandemia alimenta el pánico, y el temor vuelve a las personas vulnerables a consumir información falsa.

Otro de los efectos poco mensurados en China fue el impacto sanitario indirecto que tuvo el coronavirus. Con tantos profesionales dedicados a este patógeno, el sistema colapsó y generó problemas en la atención de otros pacientes, como enfermos crónicos y embarazadas.

La cuarentena estricta dispuesta en China dejó a los adultos con menos tiempo para encargarse de niños y de adolescentes. El caso más terrible, según publica el sitio Business Insider, fue el de un joven de 17 años con parálisis cerebral que murió después de quedarse solo y sin atención durante seis días mientras sus padres estaban en cuarentena en la provincia de Hubei (China), por sospechas de haber contraído el nuevo coronavirus.

Otra consecuencia de la cuarentena es un aumento de la violencia doméstica en China. La policía de Jingzhou, en la provincia de Hubei, informó que recibe en promedio tres veces más denuncias que antes de la epidemia.

“La epidemia ha tenido un gran impacto en la violencia doméstica. Según nuestras estadísticas, el 90 por ciento de las causas de violencia están relacionadas con la epidemia Covid-19”, dijo Wan Fei, responsable de una ONG que lucha contra la violencia familiar en Hubei, en una entrevista con el sitio de noticias Sixth Tone.

El miedo y la ansiedad de la cuarentena extendida, así como la tensión económica que ejercen muchas familias, pueden haber contribuido al aumento de estos episodios.

Cuando el virus impacte fuerte en Argentina, ¿nos comportaremos igual?

Ya hay pistas para pensar que el coronavirus también traerá estos efectos sociales. El desabastecimiento de barbijos en farmacias argentinas, cuando se sabe que no son efectivos para prevenir el contagio (se recomienda su uso sólo en pacientes con el virus y en personal sanitario), es un ejemplo de psicosis social.

Otro efecto impensado del que ya tenemos ejemplos en Argentina es la discriminación y la xenofobia. En China, la discriminación es contra las personas nacidas en la provincia de Hubei, donde se inició la pandemia. En otros países, se discrimina a las personas de origen asiático. Los casos se repiten en Europa y en Brasil, y ahora también hacia las personas de nacionalidad italiana, otro país muy afectado por el coronavirus.

Y también en Argentina: hace una semana, en Trelew, una niña de 11 años de padres chinos sufrió bullying de sus compañeros de clase. Además de educar en el lavado de manos y en otras medidas preventivas, deberíamos aprender que la tolerancia es un insumo necesario para enfrentar crisis sanitarias como la que se nos avecina.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO: