Si estos números se descomponen entre deuda con organismos y deuda con los acreedores privados, despejando de paso la deuda intra sector público, los números son los siguientes. Con los organismos financieros internacionales los pasivos se fueron, siempre para el período 2015-2019, desde 102.933 a 194.298 millones de dólares, un aumento del 89 por ciento. Con los privados la deuda pasó en el mismo lapso de 56.018 a 118.481 millones de dólares, un aumento del 111,5 por ciento y el 80 por ciento denominada en moneda extranjera. Pero para el ex oficialismo no hubo sobreendeudamiento. Lástima el detalle de la insustentabilidad.