DEJANOS TU MENSAJE

“Es y no es, usted me entiende” | Por Santiago González Díaz

La incertidumbre en política es una constante, el mismo dinamismo de las relaciones de poder que se articulan en este ámbito pueden provocar acercamientos y distanciamientos de un momento a otro.

Medios de comunicación y algunos actores políticos vienen especulando respecto de la relación mantenida actualmente entre el presidente de la Nación (Alberto Fernández) y la vicepresidenta (Cristina Fernández); sembrando la duda de que pudiera existir una ruptura en la coalición gobernante.

A este repertorio de supuestos y “dimes y diretes” nacionales, se le sumó el análisis entre líneas de la carta difundida por Cristina Fernández a través de su cuenta de Twitter, previo a la conmemoración de dos fechas significativas para la política kirchnerista: la desaparición física de Néstor Kirchner y la victoria del Alberto Fernández en las elecciones presidenciales.

La carta en su conjunto denota la necesidad de expresarse que tiene la vicepresidenta, quien mantiene un perfil apartado de las cámaras desde que asumieron hace un año. Aquella persona que esperaban sea la principal protagonista de la nueva gestión, no parece tener ningún interés en colocarse en el foco de la tormenta y se mantiene inmóvil sin mostrarse como eje de poder.

Conveniente lugar, en un contexto de crisis sanitaria que acentúa las problemáticas económicas que atraviesa el país. Propicio para diferenciar su gestión de la actual y reafirmar que aciertos y desaciertos dependerán exclusivamente del nuevo presidente en funciones.

La carta es una manifestación de su posición política, marcadamente antagónica con ciertos sectores políticos, económicos y sociales; nada novedoso. Realizando una ardua comparación entre su gobierno y la gestión del expresidente Mauricio Macri, recalcando aquello que pudiera considerase logros y virtudes. Estrategia claramente usada para demarcar el “nosotros” y el “ellos”, constitutiva del discurso populista y herramienta de posicionamiento e identificación en el escenario político.

Indirectamente se manifiesta representantes del sujeto político denominado “pueblo”; en la frase: “la responsabilidad histórica y el deber político para con el pueblo y la Patria guiaron todas y cada una de nuestras decisiones y acciones”. Las características de este sujeto colectivo es posible deducirlas al leer las medidas que se consideraron como logros y quienes claramente son los sectores que criticaban su gestión.

Sin embargo, la diferenciación no solo es con sectores extrapartidarios, el discurso incluso marca una distancia con sectores internos del peronismo al mencionar: “En cuanto a lo de “rencorosa” y “vengativa”. A nosotros nunca nos movió el rencor ni la venganza. Al contrario (…) No hay demostración más cabal de ello que haber decidido con el volumen de nuestra representación popular, resignar la primera magistratura para construir un frente político con quienes no sólo criticaron duramente nuestros años de gestión, sino que hasta prometieron cárcel a los kirchneristas en actos públicos o escribieron y publicaron libros en mi contra”.

¿Significa que existe algún tipo de división? Posiblemente. Por lo menos es lo que se puede suponer al entender que el Frente de Todos abarca espacios peronistas que no comulgan con los principios de la expresidenta.

En otras palabras, puede afirmar que existe una clara separación interna. Reconociéndose el sector más poderoso, electoralmente, dentro de la coalición formada para ganar en las elecciones de 2019, decidió resignar el lugar que considera le correspondería por derecho, a aquellos que otrora buscaron terminar con “ellos”.

Muchas veces, aquello que se escribe, no necesariamente es el mensaje real. Las ideas vertidas en esta misiva solo reafirman la visión política, económica y social que Cristina Fernández tiene para el país. También afirma la existencia de dos posiciones, dentro del gobierno nacional, que limitan las decisiones presidenciales, al considerar que ministros forman parte del “núcleo duro” del kirchnerismo.

La carta es clara, no es el kirchnerismo el que está en el poder actualmente, es aquel sector que buscó terminar con “ellos”; la responsabilidad del destino del país ante la pandemia y el estancamiento económica es excluyente de quienes buscaron terminar con un modelo inclusivo.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO: