DEJANOS TU MENSAJE

Macri y el FMI: un plan deliberado de endeudamiento | Por José Alberto Vitar

Los psicópatas, que carecen de sentimientos de culpa y arrepentimiento, depositan en los demás la responsabilidad por sus propios actos. Macri hace lo mismo. Es quien maneja la política monetaria y cambiaria y ejerce el poder de policía financiero, pero le echa la culpa a Alberto Fernández y a la gente que votó a éste, por la suba del dólar.

¿Hay alguna duda que este Gobierno consumó un plan deliberado de endeudamiento, puesto en marcha apenas asumido, y que ello provocó la pesadilla económica que estamos viviendo?

La señal de largada de la frenética carrera por contraer deuda, aún en las peores condiciones (ahí está el bono a 100 años, como en tiempos de la Baring  Brothers)  fue el pago sin chistar a los fondos buitres.

En los dos primeros años de Macri, Argentina fue el país que más se endeudó en el mundo: “nuestra” deuda pública creció $US 130 mil millones. El jolgorio duró hasta que en 2018 los “mercados” olfatearon que nos encaminábamos a la cesación de pagos y el dólar se disparó de $18 en mayo a $40 a fines de año, con su secuela de inflación, caída del salario y del consumo.

El segundo acto de la obra fue la llegada “salvadora” del FMI en junio de 2018, otorgándonos el mayor préstamo de su historia, pero insuficiente para calmar a los mercados. Ello obligó en setiembre al Tío Sam a utilizar los “convincentes” métodos de Trump para forzar al organismo  a reformular el préstamo.

Se adaptó entonces el cronograma de desembolsos al proceso electoral, concentrando en 2019 el ingreso de divisas y elevando el monto de $US 50  a $US 57.000 millones de dólares. Contrariando la opinión de muchos directores, por una decisión política el Fondo concentró en un solo deudor con claros síntomas de insolvencia, el 60% de su cartera crediticia, violando su propia normativa.

Se ha dicho con humor que el FMI es sponsor de la campaña de Cambiemos, oxigenando con divisas al moribundo gobierno de Macri para que llegara lo mejor posible a las elecciones a intentar su reelección. Nada quedó en el país de esa plata: ni obras públicas, ni programas sociales, ni inversiones productivas…  Solo los grupos económicos amigos se beneficiaron, usando el stand by para fugar divisas y dejándonos a los argentinos la pesada carga de esa deuda, verdadera soga al cuello del próximo gobierno, ya que deberá afrontar vencimientos en moneda extranjera por  $US140 mil millones entre 2020-2023.

Esa felonía, silenciada y protegida por los medios dominantes, fue masivamente repudiada en las PASO, sellando con un aluvión de votos el repudio a este gobierno. Macri agravó la crisis al despotricar contra el voto popular, en lugar de poner paños fríos y felicitar al ganador, como exige la vida democrática. Actitud irracional contrastante con la prudencia y responsabilidad con que el FT intenta actuar en la transición, para lograr el clima de paz social que permita la reconstrucción de la Patria.

Mientras Macri hacía sus escenitas histéricas, desembarcó la misión del FMI que vino a explorar si el futuro gobierno de Fernández mantendrá las condiciones y orientación económica comprometidas por el actual presidente, lo que obligó a Alberto a aclarar que él no cogobierna y que exigirá renegociación el acuerdo por cuanto el FMI es corresponsable del desastre.

Hasta el día miércoles 28, la atención estaba puesta en si el Fondo autorizaba los $US 5.400 millones comprometidos para el 15 de septiembre, ahora subordinados al informe que una misión técnica por llegar elevará al directorio, cuya decisión política decidirá el desembolso, que de todos modos, si se aprobara recién ingresará a mediados de octubre,  prolongando una peligrosa volatilidad que agravará más el  problema para el próximo gobierno.

Pero el “reperfilamiento” anunciado ese día por Lacunza aceleró la desestructuración y de nuevo alza en el dólar, caída de la bolsa, explosión del riesgo país. La confesión oficial de que enfrentan un problema de solvencia que complica el pago de capital y/o intereses pactados tiró definitivamente del mantel. Si algún daño le faltaba hacer al gobierno de Macri, era éste: entregar el gobierno con el país en estado de default.

Ahora el FMI tiene la pelota en sus pies. La decisión que tome con relación al desembolso de los 5.400 millones será la variable que defina la ecuación.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO: