DEJANOS TU MENSAJE

Reescribiendo la política en tiempos de cuarentena #QuedateEnTuCasa

Por Natalia Alvarado Avalos – Licenciada en Ciencias Políticas 

Hace dos meses las redes inundaban de besos, abrazos y cercanía. En la política argentina la grieta era notoria, oficialismo/oposición, a favor/en contra, celeste/verde. Los liderazgos eran individuales, de nombres pero no de instituciones.

Actualmente, las distancias políticas (simbólicamente hablando) pasaron a un segundo plano y los unipersonales le dieron paso a las instituciones y al trabajo conjunto. Es aquí donde se re significa el rol del Estado y la política pasa a ser política pública, sumando el apoyo de la ciudadanía en general.

Nadie imagino que a partir de diciembre de 2019, los sistemas sanitarios mundiales se pondrían a prueba dejando en evidencia sus falencias. Los protocolos del Estado están en un proceso constante de reescribirse, en un clima en donde la crisis paso de ser sanitaria, a ser económica y social.

Prevención y solidaridad se transformaron en palabras claves para todas las campañas de medidas preventivas contra esta pandemia que azota al mundo.

Veamos cómo sobrellevan esta situación los países más afectados:

– en China, luego darse el primer caso, llamaron a cuarentena absoluta de las zonas más afectadas, autorizando una salida por familia cada dos días para comprar alimentos. A mediados de enero sonaron las alarmas en la OMS por la facilidad de propagación del virus; tomaron como medida principal, además del aislamiento, el cuidado de la higiene personal (lavado de manos) como así también evitar contacto físico. A la fecha de hoy, China cuenta con un poco más de 81.200 casos, de los cuales 3.253 terminaron en muertes. Desde el 19 de marzo, no registraron ningún nuevo contagio local, sólo 34 casos exportados del extranjero. Algunos especialistas, consideran que marcaron el camino a resolver la crisis sanitaria ya cambiar su imagen como “el país del coronavirus “.

– En el caso de Europa, Italia y España presentan la mayor cantidad de casos y se han convertido (según la OMS) en el epicentro de la pandemia. Ambos tomaron como medidas establecer planes nacionales declarando un “Estado de alarma”, estableciendo el aislamiento social y poniendo  a disposición todos los recursos del Estado para resolver esta crisis. Muchos especialistas coinciden en que el gran problema fue el incumpliento del distanciamiento social voluntario, que conllevo a usar medidas de las autoridades cuando las curvas de muertes e infectados se elevaron alarmantemente, superando incluso los índices de China. Hoy Italia supera los 47.000 casos de contagio, dentro de los cuales 4.302 terminaron en muertes. Mientras que España tiene un poco más 21.571 casos de infectados y 1.093 muertes. El fracaso del continente Europeo radicó en la última semana de enero, cuando aún se encontraban en la fase preventiva y los casos se limitaban a Italia. Los demás países del continente lo miraron como un caso aislado y no previnieron a tiempo la cancelación de eventos multitudinarios ni la ciudadanía acompañó en la misma. La política europea decidió seguir su agenda y sus discusiones. Sin embargo, la propagación del virus cambio su enfoque y hoy vemos un viejo continente preocupado, que busca y necesita disminuir los números de afectados.

Al ver esta situación, nos preocupa como avanzará en Latinoamérica. Esta pandemia recién comienza. Ver los resultados en China, luego de casi tres meses de enfrentar la misma o el caso de  Corea del Sur, nos lleva a tomar conciencia de lo importante que es seguir las medidas establecidas por el Estado y lo crucial que es cumplir con el aislamiento.

En Argentina ya tenemos 158 casos confirmados y 3 muertos. Aún nos encontramos en fase de prevención y para achatar la curva de infectados a largo plazo, se decretó el aislamiento preventivo y obligatorio hasta el 31 de marzo. Sin embargo, una gran parte de la población aún no cumple con el mismo. Como mencionábamos anteriormente, el trabajo se hace desde las instituciones y el debate de la política es desde la política pública, del éxito de las mismas depende el acompañamiento de los ciudadanos.

El reconocido politólogo y experto en comunicación Mario Riorda, nos dió una respuesta aproximada a esta falta de conciencia en la comunicación del Estado y la respuesta de la ciudadanía. “La comunicación de riesgo apunta a que las autoridades me hagan modificar un hábito, una conducta, algo que puede alterar mi vida de modo negativo. Mucho del riesgo regional es de escala potencial. Si no hay miedo no se modifica una conducta. Ese miedo al miedo que se puede tener desde el gobierno está basado en lo complejo en lograr el equilibrio para no pasar a la generación de alarma” ( reportaje en Letra P).  El no comprender la seriedad de la situación nos conlleva a no modificar conductas y por lo tanto, la falla en cualquier planificación o protocolo.

Quizás sea muy temprano para preguntarnos qué ocurrirá post crisis, pero no menos oportuno pensarlo. Por empezar, considero que luego de esto, muchos liderazgos a nivel mundial serán replanteados, como así también el rol del Estado y sus instituciones. Pero también, en la ciudadanía muchos hábitos de la vida cotidiana serán modificados. El impacto de esta crisis, servirá para reflexionar y considerar cambios institucionales y personales. Por lo pronto, desde nuestro lugar, podemos acompañar la resolución de esta crisis quedándonos en casa y cumpliendo con la cuarentena planteada. Nos cuidemos entre todos.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO: